Conferenciantes 2021

Antonio Andrés Pueyo

Riesgo de reincidencia delictiva, acompañamiento postpenitenciario y desistimiento.

Resumen

Entre el junio de 2016 y octubre de 2020 tuvimos ocasión de llevar a cabo un experimento siguiendo la técnica del “ensayo completamente
aleatorizado” (RTC), para comprobar los efectos de la mentoria no-profesional, también llamada acompañamiento post-penitenciario, en la rehabilitación de presos
liberados en condiciones de finalización de su condena penal. En este caso se trataba de internos que pasaban del régimen cerrado a la libertad definitiva sin períodos de adaptación a la comunidad. En el estudio participaron 250 internos que se dividieron aleatoriamente en dos grupos, uno de los cuales recibió un programa individualizado de mentoria no-profesional durante 18 meses. A lo largo del período de aplicación del programa los participantes fueron evaluados en tres ocasiones distintas y, finalmente, al cabo de 52 meses se pudo registrar cuantos, de ellos, tanto del grupo con mentorias como el grupo control, habían vuelto a prisión por la comisión de un nuevo delito. Se dispuso para su estudio de múltiples variables propias de aspectos personales y criminológicos de los internos previas al experimento, así como otras tantas, de tipo psicológico (salud mental, actitudes antisociales, estrés, etc…) y criminológico (autoinforme delictivo, desistimiento, etc..) como variables dependientes.

Los resultados indican que los efectos de las mentorias no-profesionales no fueron significativos en las tasas de reincidencia, sí que lo fueron las estimaciones de riesgo de reincidir, así como la interacción entre ambas mostrándose los efectos mas potentes del acompañamiento en aquellos internos que al finalizar la pena mostraban bajo riesgo de reiteración delictiva. Así mismo se pudieron comprobar los efectos del tratamiento en otras variables criminológicas y psico-sociales – incluyendo el desistimiento delictivo -del interno en el grupo de mentorias. Estos resultados aportan una clara evidencia del papel que los programas de mentorias y acompañamiento post-penitenciario pueden tener en los procesos de desistimiento delictivo y rehabilitación comunitaria.

Currículum Vitae

Cargos profesionales:

Catedrático de Psicología del Departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico.

Director del GEAV (Grupo de Estudios Avanzados en Violencia).

Director de Máster de Psicología Forense y Criminal (IL3/UB).

Profesor de Psicología de la Violencia y del Comportamiento Criminal en los estudios de Psicología y de Criminología de la UB.

Consultor Senior del Instituto de Psicología Forense de Barcelona.

Otras responsabilidades:

Evaluador programas ANECA y de la AQU (2008 – actualidad).

Consultor del Departamento de Interior (GESI) del Gobierno de España (2005 – 2008) en Violencia contra la Pareja.

Asesor y consultor del Instituto de Seguridad Pública de Cataluña y de la Escuela de Policía de Cataluña (2001 – 2012).

Asesor y colaborador del Departamento de Justicia de la Generalitat de Cataluña en temas Penitenciarios y de Justicia Juvenil (2012 –  actualidad).

Experto de la OIJJ para proyectos de Prevención en la delincuencia juvenil en proyectos de Colombia (2014 – 2015).

Asesor de los Servicios Sociales del Ayunt. de Barcelona para temas relacionados con la violencia contra mujeres y las personas mayores (2015 –  actualidad).

Proyectos de Investigación y Contratos de I+D:

Riesgos de comportamientos violentos: desarrollo de técnicas e instrumentos de predicción. (Dirección General de Investigación Científica y Técnica. Ministerio de Educación y Ciencia). 2001 – 2004.

Delincuencia violenta: programas de prevención, tratamiento y predicción. (Ministerio de Educación y Ciencia). 2005 – 2008.

`Evaluación de la violencia psicológica en la pareja en el ámbito familiar´. (CEJFE Generalitat de Catalunya). 2008 – 2009.

Prevención de la delincuencia y la conducta violenta. (PCI-AMÈRICA LLATINA. Agencia Española de Cooperación Internacional per al Desarrollo (AECID). 2008.

Adaptación de la versión del MAYSI-2 a poblaciones de jóvenes delincuentes en España. INFORSANA EU. 2010 – 2011.

Valoración del riesgo de violencia y la peligrosidad en la predicción de la reincidencia criminal. (Ministerio de Ciencia e Innovación). Años: 2005-2008 y 2010-2012.

Asesoría y consultoría de capacitación de os técnicos del Sistema Abierto de la Gendarmeria de Chile en las herramientas de valoración de riesgo de reincidencia y violencia delictiva (SVR-20 y SARA). Septiembre de 2013.

Aspectos conceptuales y metodológicos de la evaluación del riesgo de violencia juvenil y sus implicaciones en la prevención de la Delincuencia. Proyecto para la CONPES de Colombia y desarrollo por la Organización Internacional de Justicia Juvenil. Bruselas. 2013.

Asesoría y consultoría de capacitación del Poder Judicial de Perú para a formación en el uso del SAVRY en la valoración del riesgo de reincidencia delictiva y violenta de los jóvenes infractores del Sistema Abierto del sistema de Justicia Juvenil de Perú (2015 – 2016).

La transición de la cárcel a la comunidad. Proyecto financiado por RECERCAIXA y de una duración de 3 años (2015 – 2018) para contrastar la eficacia de las técnicas de reinserción social de los ex-penados en su reintegración social después de haber acabado sus condenas penitenciarias.

Mayte Méndez Valdivia

Currículum Vitae

Profesora Titular de Psicología social del Departamento de Psicología de la Universidad de Oviedo. Imparte docencia de Psicología de los grupos e Intervención Psicosocial y comunitaria. Desde el año 1985 centra su actividad investigadora en la “Mediación de conflictos” temática en la que se doctoró en 1994 y sobre la que ha venido publicando a lo largo de estos años.

Profesora invitada en organismos e instituciones nacionales e internacionales. Codirectora del Curso de Experto en mediación de Conflictos familiares de la Universidad de Oviedo. Dirige y coordina el Programa de Mediación familiar intrajudicial de Oviedo. Miembro del equipo de redacción de La ley de Mediación del Principado de Asturias. Ex-Consejera del Consejo Escolar del Principado de Asturias´.

La relevancia de la Psicología en la mediación de conflictos.

Resumen

A lo largo de esta mesa nos proponemos analizar la importancia de los aspectos psicológicos y, consecuentemente, de la psicología en los procesos de mediación. Cuando hablamos de mediación de conflictos debemos de tener presente que se trata de un proceso de relaciones entre personas mediadoras y mediadas, quienes están condicionadas por factores cognitivos y emocionales que normalmente determinan el camino hacia el acuerdo. El estudio y correcto manejo de estos elementos psicológicos presentes en la dinámica de la mediación que afectan tanto a las personas mediadoras como a las mediadas resulta imprescindible para que la mediación llegue a buen fin. La psicología es la disciplina fundamental que tiene la respuesta para ello. De ahí que, y a raíz de la infravaloración que se otorga a los profesionales de la mediación no juristas en el Anteproyecto Ley de Medidas de Eficiencia Procesal del Servicio Público de Justicia, creímos conveniente realizar esta mesa de expertos en las que intervendrán profesionales de reconocido prestigio que nos ofrecerán su visión sobre el tema, tanto desde el punto de vista institucional,  representado por Dña. Ana Carrascosa,  como profesional y académico de la mano de Dr. Manuel Rosales Álamo, Dr. Ignacio Bolaños y Dra. Imma Armadans.

Implantación De Los Masc: Hacia Un Nuevo Modelo De Justicia (Ana Carrascosa Miguel)

El Anteproyecto de ley de eficiencia procesal, actualmente en fase de informes preceptivos, pretende llevar a cabo una transformación de la justicia en nuestro país, avanzando hacia un sistema que:

  • Ofrezca una tutela efectiva de los derechos garantizando el acceso de todas las personas al sistema de justicia.
  • Permita una gestión adecuada de los conflictos: paradigma de la adecuación (jurisdicción + métodos alternativos)
  • Garantice la calidad y sostenibilidad: elaborando y aplicando criterios de eficacia y eficiencia.
  • Se fundamente en la participación y colaboración de las partes y la ciudadanía para obtener la solución, lo que redunda en cohesión social.

Por lo que aquí interesa, reconoce a la mediación como uno de los métodos adecuados de gestión de conflictos. Junto a la Mediación, el Anteproyecto menciona, sin ningún ánimo exhaustivo, otra serie de métodos a los que sitúa en un plano de igualdad, lo cual ha sido cuestionado desde algunos sectores. Una mirada más atenta desvelará que no puede ser de otro modo, una vez incorporando al sistema de justicia el paradigma de la adecuación.

Conforme a las directrices de la Unión Europea, el texto pretende que estos métodos sean más conocidos, lo que evidentemente redundará en una mayor utilización. Por ello se condiciona el acceso a la jurisdicción al previo intento de una solución amistosa del conflicto. Para evitar que este requisito se convierta en un mero trámite, se confiere a los tribunales facultades para reaccionar ante la falta de colaboración de las partes con la solución pacífica del conflicto.

La Psicología como herramienta imprescindible en el contexto de la mediación (Manuel Rosales Álamo)

Las definiciones tradicionales sobre el conflicto lo describen centrándose en el problema, entendiéndose éste como la percepción de incompatibilidad de intereses y objetivos. En realidad, el conflicto interpersonal es un proceso psicológico complejo. Rosales (2021), entiende el conflicto interpersonal como un “sistema de interacciones interpersonales, dinámico y circular, donde se desarrollan procesos intersubjetivos, perceptivos y atribucionales…”. En esta aproximación centrada en las personas y en el papel de las percepciones mutuas en el conflicto, pone de manifiesto la importancia de la intersubjetividad y de la teoría de la mente en la configuración psicológica de cada persona con respecto al conflicto con el otro.

La base psicológica, emocional y cognitivo-afectiva del conflicto nos apunta a que la acción mediadora no puede suscribirse, exclusivamente, a la gestión negocial de los intereses contrapuestos de las partes. La mediación desde una perspectiva, sobre todo, de los modelos humanistas y sistémicos se describe como un procedimiento que va más allá de la actividad de facilitación de una negociación, se espera de la persona mediadora acciones psicoeducativas y transformadoras para cambios en la percepción del otro y en la mejora de la competencias comunicativas y empáticas. Las herramientas fundamentales con las que cuenta la persona mediadora para este cometido son las técnicas de la mediación que en buena parte tienen su origen en los trabajos, entre otros, de las terapias constructivistas, de la terapia estructural familiar, la terapia narrativa, etc. Es evidente que la aplicación de técnicas requiere, en muchos casos, conocimientos de la psicología.

La psicología en relación a las personas que participan en la mediación (Ignacio Bolaños Cartujo)

La mediación es un espacio relacional y, por ello, requiere acuerdos relacionales entre las partes, y entre estas y la persona mediadora. Desde la construcción de la “alianza mediadora” hasta la definición de una nueva relación (de coparentalidad, de colaboración, de reconocimiento…), la labor de la persona mediadora puede incluir la identificación de componentes psicológicos dañados o simplemente desactivados durante el transcurso del proceso conflictivo. Y su intervención puede hacer que se pongan en marcha o se restauren. Acordar una mutualidad aceptable, es decir, una definición de la relación que suponga el compromiso explícito de poner en marcha una colaboración con ingredientes de prosocialidad, un pacto de apoyo mutuo o de interés común implica procesos psicológicos de regulación afectiva y estrategias de afrontamiento que es conveniente tener en cuenta en las intervenciones mediadoras.

El desarrollo de la autoconsciencia en la formación de la persona mediadora de conflictos (Imma Armadans Tremolosa)

La formación de las habilidades personales y psicológicas en la persona mediadora son claves, debido a que favorecen el desarrollo de capacidades tan importantes como la imparcialidad, la empatía, las habilidades analíticas, el manejo del proceso y la facilitación de acuerdos (Bronson, 2000). Para este propósito, será esencial fomentar la autoconsciencia y el autoconocimiento en la persona mediadora, a través; (a) de la observación de sí misma, durante el proceso de mediación (ej: cómo se siente y cómo han sido sus intervenciones, qué tan imparcial ha venido siendo, etc.), (b) el análisis y la reflexión de lo observado, y (c) la acciones o decisiones para intervenir de una manera oportuna en el proceso de mediación. Adicionalmente, la capacidad de conexión con uno/a mismo/a como mediador/a, el desarrollo de la comunicación no violenta y la propia gestión de emociones ejerce de brújula para ayudar a cuidar la relación con las personas mediadas y a generar una transformación en su manera de vincularse entre sí. A esta brújula se le suma el desarrollo de una escucha empática fluida que implica una apertura hacia el/la otro/a sin juzgar lo que puedan estar sintiendo, para facilitar acercamientos y acuerdos relacionales que fomenten una cultura de paz.

En definitiva, se trata de ser consciente sobre las propias predisposiciones, ideas, comportamientos que influyen en el proceso, en la relación entre el mediador/a y las personas mediadas, y por ende, en la transformación de la situación conflictiva.